Un niño de diez años gana la mayor carrera de drones de España

El factor competitivo a menudo inunda cualquier rincón de la vida de muchas personas y también de muchas industrias, y los drones no son una excepción a la regla. Y es que la competencia en el ámbito de las carreras de drones está creciendo a velocidades pasmosas. Además, los participantes en esta nueva disciplina son aficionados de una edad muy joven.

EL drone, objeto de una nueva disciplina en ciernes que gana adeptos

Para muestra, el ganador de la mayor carrera de drones celebrada bajo techo en España, la Carrefour Drone Race. Erick Carratalá, con tan solo diez años de edad, se hizo con el primer premio en esta primera edición de la carrera. El evento tuvo lugar el pasado mes de diciembre en la Universidad Politécnica de Valencia. Allí, se celebró en un recinto de 1.650 metros cuadrados la competición, que reunió a ocho de los mejores competidores de drones.

Entre ellos, el campeón de España y cuarto del mundo, Álex Zamora, también de diez años, y el campeón de Francia, el veinteañero Dunkan Boisson. Sin embargo, Carratalá logro vencer a ambos en un alarde de destreza técnica, que resultó en la victoria para el joven.

Las carreras de drones, un formato vistoso para un nuevo deporte espectáculo

Desde luego, las carreras de drones se están erigiendo en uno de los deportes favoritos por aquellos amantes de la tecnología y de la velocidad. Un nuevo deporte espectáculo que sirve como escaparate para el tremendo avance de una tecnología imparable, y al que algunos han comenzado a dedicarse con vistas profesionales.

La Carrefour Drone Race es un ejemplo que ilustra la popularidad que estas carreras están adquiriendo en países como España, Francia o los Estados Unidos. Dentro de las carreras de drones, hay dos modalidades principales.

La primera de ellas es la de estilo libre o freestyle. Se trata de hacer piruetas y maniobras sorprender para lograr la mejor puntuación posible por parte del jurado. Además, esta experiencia, el piloto la puede experimentar como si estuviera al bordo del drone, ya que existen unas gafas gracias a las cuales puedes ver aquello que la cámara del drone capta. Ciertamente, y como podrás imaginar, no es una opción para las personas más propensas a marearse.

La segunda modalidad es la de la carrera, en donde lo que prima es ser el más rápido. La persona que pilota la aeronave no tripulada tiene que dar una serie de vueltas a un circuito sin saltarse determinados puntos, marcados con obstáculos. Esta versión de las carreras de drones también puede experimentarse en primera persona con el uso de las gafas anteriormente mencionadas.

Las carreras de drones son, al fin y al cabo, una manera de darle protagonismo a una industria que crece y que, ahora más que nunca, ofrece interesantes perspectivas de empleo. Y es que el número de empresas que hacen uso de esta tecnología que rompe barreras no para de aumentar y, en consecuencia, la demanda para profesionales que manejan drones también crece. Una visión de futuro interesante que, de momento, comienza por las carreras más espectaculares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *